Volver al inicio

Sexo tántrico: Lo importante es el camino

Sexo tántrico: Lo importante es el camino
El sexo tiene numerosas vertientes todas ellas encaminadas al placer. En las culturas occidentales las relaciones sexuales se equiparan al orgasmo equiparándose placer con coito y relación sexual plena con orgasmo mútuo. Sin embargo el sexo tántrico es una forma de llevar el sexo más allá del placer físico transformándolo en un camino hacia la unión convirtiéndolo en una acto más duradero.

Tantra procede de dos antiguas palabras del sánscrito cuyo significado es expansión y liberación. Es una forma de enseñanza budista e hindú que considera el sexo como una forma de expansión y exploración de la espiritualidad. En el tantra se utilizan todos y cada uno de los cinco sentidos hasta el límite, siendo bueno todo aquello que te produzca placer a ti y a tu pareja.

Como decíamos al principio, en la cultura occidental orientada hacia los logros, el orgasmo está considerado como el objetivo del sexo, especialmente en el caso de los hombres. En el tantra, la satisfacción femenina y el orgasmo son muy importantes, pero el orgasmo masculino debe demorarse para prolongar la dicha. El hombre queda agotado tras la eyaculación, por lo que los practicantes del tantra aprenden a llegar al orgasmo sin eyacular. Los hombres que practican el sexo tántrico pueden tener múltiples orgasmos, al igual que orgasmos en todo el cuerpo, como las mujeres.

Para introducirnos en el sexo tántrico nos vendrán bien algunas indicaciones:

  • En primer lugar hay que establecer en la pareja un clima de confianza que trasciende los límites de la habitación y lleva a todo los ámbitos de la vida. Para ello debemos halagar a nuestra pareja, acariciarla, mimarla en la intimidad y recordar que cualquier momento dedicado a nuestra relación debe ser un momento reservado e íntimo, casi ritual.
  • Antes de comenzar concentrarse y relajarse hablándose con cariño estableciendo el contacto visual.
  • No perder el contacto visual mientras comienza a estimular a su pareja.
  • Dar vía libre al descubrimiento de los deseos, tanto propios como ajenos, sin pudor.
  • Intentar acompasar las respiraciones como si se tratara de un solo cuerpo.
  • Mantener la calma en todo momento para controlar el orgasmo que no se debe considerar un fin: lo importante es todo el camino recorrido hasta llegar hasta él.
  • Experimentar con diferentes posturas sexuales para aprender nuevas sensaciones. El cambio de postura además facilita retrasar el orgasmo al existir un tiempo intermedio en los movimientos.

Retrasar la eyaculación

El sexo tántrico es una forma eficaz de evitar la eyaculación precoz al no poner el orgasmo en un primer lugar y variar las sensaciones. Poco a poco se aprenderá a controlarla.

Aquí hay algunas técnicas que os ayudarán a retrasar la eyaculación:

  • Quédate totalmente quieto, relaja los músculos genitales y anales, y empuja la lengua contra el paladar, justo detrás de los dientes.
  • Permanece quieto y respira profundamente y con regularidad.
  • Retira un poco el pene hasta que pase la urgencia y a continuación alterna nueve empujones débiles con uno más profundo.
  • Presiona el perineo con el índice y el pulgar, entre el ano y el escroto. Puedes hacerlo tú mismo o tu amante.
  • Utiliza la técnica de la presión, consistente en colocar el pulgar en el frenillo, en la parte inferior del pene, con los dedos índice y medio en las ondulaciones del glande en la parte superior del pene, y aprieta durante 10 o 15 segundos. En este caso, también puedes hacerlo tú mismo o tu amante.

04.7.2011 | Lecciones | Escrito por:

| Más

Deja una respuesta