Volver al inicio

Punto G femenino

Punto G femenino

El punto G o el “Punto Grafenberg” es un órgano conocido por su capacidad de provocar sensaciones de placer en la mujer y el hombre y de experimentar un orgasmo con su estimulación.

No es difícil de encontrar a pesar de que los mitos te digan otra cosa, si lo encuentras será la búsqueda del tesoro mejor recompensada de tu vida…

Este órgano, en la mujer, está situado en los genitales femeninos, concretamente en el interior de la vagina y al tacto sería parecido al de un botón. Se ubica exactamente detrás del hueso púbico y es muy fácil de localizar después del orgasmo ya que se convierte en una zona muy sensible.

Una vez ubicado es muy placentero y útil que realices el siguiente ejercicio: mete un dedo lubricado y masajéate el punto G (sentirás como si fuera un botón) para sentir cuál es el mejor movimiento, el más placentero y el que conduce al orgasmo, sentirás diversas sensaciones de placer… puedes masturbarte de esta manera muy efectiva y deliciosamente o investigar con el objetivo de guiar a tu amante…

Verás con la práctica que es mas fácil estimular el punto G cuando te están penetrando por atrás, justamente porque es más fácil de ser alcanzado en esta postura, y si tu amante tiene un pene curvo hacia arriba (¡maravilloso!) alcanzar el punto G es más fácil en la posición del misionero: frente a frente, también puede utilizar el dedo o la lengua…

Cuando eres tú quien monta o sea que estás arriba, este punto es mejor y más profundamente estimulado, además de que tienes el poder de manejar la situación y la estimulación con los movimientos correctos.

Si has tenido sexo hace algunas horas trata de llevar un ritmo lento ya que estará más sensible, en cambio si hace mucho que no tienes sexo, prefiere los movimientos rápidos y enérgicos para estimularlo y lograr un orgasmo.

Prueba, busca, hurga en tu interior, los resultados merecen la pena la investigación y el esfuerzo…¡ni lo dudes!

[Vía deSexualidad]

02.24.2008 | Lecciones | Escrito por:

| Más

Deja una respuesta