Volver al inicio

¿Todos somos bisexuales?

Aparentemente “homosexualidad” y “heterosexualidad” se han convertido en dos términos artificiales definidos por una sociedad obsesionada con el orden. En muchas ocasiones se califican las relaciones homosexuales como anti-natura, sin embargo, cada vez se descubren más especies animales que la practican de manera absolutamente natural.

En cientos de especies de mamíferos, aves, peces, insectos, reptiles y anfibios se han descrito comportamientos entre individuos del mismo sexo. La homosexualidad percibida como un fenómeno de depravación ideado por la mente humana, está siendo rechazada desde el punto de vista científico. En algunas especies es un comportamiento común que incluso contribuye al éxito reproductivo de la colonia o de la población.

¿Cuál es la causa de la homosexualidad humana? En principio no debería ser ni siquiera motivo de estudio, pues no es más que otro tipo de relación interpersonal. Sin embargo es un tema que interesa mucho y sobre el que aparecen estudios día sí y día también. El psicólogo americano Robert Epstein considera que la variación en la orientación sexual de la pareja macho/hembra a hembra/hembra o macho/macho podría ser genéticamente normal. Las características humanas pueden considerarse de dos maneras: variables discretas (como el color de ojos), o continuas (como el peso). Este investigador aborda el planteamiento desde varios puntos de vista en su artículo para la revista Scientific American Mind “¿Pueden elegir los gays?”.

En una reciente investigación analizó un concepto extendido entre la población de que los gays son “desviados”. El estudio se realizó entre 18.000 voluntarios que completaron un cuestionario online. “La orientación sexual se encuentra entre las variables continuas, y la forma en la que la gente manifiesta su orientación es, a menudo, un factor predictivo negativo de su verdadero comportamiento sexual y de sus fantasías. Alguien puede llamarse gay pero comportarse como heterosexual y viceversa”, escribió Epstein en la revista Scientific American.

Los resultados de este estudio fueron dados a conocer en la reunión de la Society for the Study of Sexuality, que tuvo lugar en noviembre pasado. Epstein encontró los mismos valores continuos en E.E.U.U. y en otros 12 países. La investigación reveló que menos del 10% de la población es homosexual o heterosexual “pura”, y en general, las mujeres son más proclives a las relaciones con su mismo sexo que los hombres. Él mismo lo expresó de esta manera: “Mi estudio sugiere que la caracterización de la orientación sexual requiere dos números: la media de la orientación sexual (que sería una variable continua) y el rango de la orientación sexual (cómo de flexible es la persona expresando su orientación sexual, que también sería una variable continua)”.

Traduciendo, que las conclusiones de este investigador americano sugieren que muy poca gente es verdaderamente homosexual o heterosexual, y que en la mayor parte de los casos podemos sentirnos atraídos por personas de nuestro mismo sexo a pesar de ser heterosexual, o del sexo contrario, a pesar de considerarnos homosexuales. Tanta investigación para descubrir los que ya dijo aquel: “realmente no nos sentimos atraídos por uno u otro sexo, sino por unas u otras personas”.

[Autora: Reina de los Mares | Vía: EducaSexo]

01.23.2008 | Lecciones | Escrito por:

| Más

Comentarios (2)

 

  1. Hola, soy la autora del artículo que has copiado enteramente en tu web. No se menciona mi nombre ni que lo has copiado literalmente, aunque sí has enlazado con nuestra página.
    También me gustaría informarte de que cuando es una copia exacta, se suele escribir Vía en vez de Fuente.

  2. Juno dice:

    Disculpa, no era mi intención hacer pasar el texto como mío ni nada por el estilo, de lo contrario no hubiera enlazado con vuestra web.

Deja una respuesta